Cocina y espíritu: una reflexión sobre la alimentación como poder

cocinaAbrí este blog casi arrastrado a ello, al darme cuenta de que la cocina es la traducción (alimentaria) de un estado mental o social que puede y está siendo manipulado para enfermarnos, controlarnos y degradarnos. Teniendo fija esta idea, descubrí que pese a que existe información en internet sobre alimentación vegetariana o vegana en el ámbito nutritivo, no existen muchas reflexiones sobre cómo los poderes sobre nosotros utilizan la alimentación para moldear una clase de personas. Y viceversa: cómo la alimentación vegetariana-vegana puede, drásticamente, conformar otra subjetividad, otra clase de cuerpos y mentes.

La alimentación y la conformación de las identidades van intimamente ligadas. Por ejemplo, históricamente se ha asociado el consumo de carne con la masculinidad y el consumo de verduras con “estar a dieta”, asunto que, a su vez, es secuestrado por los discursos femeninos (no confundir con feministas). Esta marca cultural alimentaria ayuda a construir el binomio hombre-mujer. Tomemos por ejemplo el clásico asado de fin de semana, donde ellos se encargan de la cocción de la carne y ellas de la preparación de los vegetales. ¿Por qué seguimos reproduciendo ese esquema?

Lo mismo ocurre con el consumo de alcohol, edulcorantes, químicos etc. ¿Es simplemente alimentación? ¿O es también una forma de control sobre nuestros cuerpos y nuestras mentes? La respuesta es bastante obvia, pero necesitamos más reflexiones sobre lo que está ocurriendo actualmente, donde hasta el agua que consumimos lleva una importante adicción de químicos como flúor, cloro etc.

Invitamos a los lectores a tomar conciencia de los alimentos que consumen. La idea de este blog es que tratemos de construir una red de experiencias en torno a la alimentación que permitan evidenciar los mecanismos de control que se ejercen sobre nosotros y cómo podemos ir superando esos controles para mejorar nuestra salud física y mental. Sean todos bienvenidos.

Anuncios